PASTERAS.

Los crespillos y las pasteras son algunos de los dulces más típicos del Valle de Chistau. Pueden englobarse dentro de la llamada repostería de sartén y que se basan en la realización de una torta fina y con sabor dulce.

Pasteras del Valle de Chistau.

Este postre tiene una semejanza con las crêpes francesas. Probablemente que siempre se ha hallado un importante vínculo entre esta zona fronteriza de Sobrarbe con la vertiente francesa de los Pirineos.

No hace tantos años era una costumbre hacer este postre cuando se labraban los huertos en primavera y cuando se esquilaban las ovejas, yo lo he visto desde niña en mi casa, para agasajar a los vecinos que ayudaban con esas tareas.

Ahora os voy a indicar los ingredientes y la preparación.

Ingredientes:

Huevos.

Harina.

Azúcar.

Leche.

Levadura.

Anís.

Preparación:

Se ponen los huevos en un bol, con el azúcar normalmente una cucharada de azúcar por huevo. Se baten muy bien hasta que quede todo muy bien mezclado, seguidamente se añade la harina poco a poco e iremos alternando con la leche, también el anís y la levadura. No os puedo decir cantidades, lo iréis viendo, tiene que quedar una masa homogénea.

Cuando tengamos la masa la dejamos reposar y ponemos una sartén con una gota de aceite y cuando esta esté muy caliente echamos un poco de la mezcla con un cazo, justo para cubrir el fondo de la sartén con una fina capa, hasta que se dore, cuando esté de un color tostado le damos la vuelta. Una vez terminada la pastera la ponemos en un plato, la espolvoreamos con azúcar, la enrollamos y la reservamos o mejor aún nos la comemos.

No tiene mayor dificultad, yo no las relleno con nada así son auténticas pero hay gente que las rellena de diferente cosas, mi hija por ejemplo lo hace de nocilla.

Os invito a que hagáis este postre en casa.

En la foto se ve todo el proceso.

Comments

  1. Conchi says:

    El mejor de los postres que he comido nunca!!!

    Y casí me acabo la fuente de mi tia Chon, junto con los tiosPepe y Maria Jesús.

    Qué ricas, ummmmmmm!!!!

    Han pasado ya diez años y aun recuerdo el sabor!!!!

    Y la buena compañía!!!

    • Lucía Mur Barrau says:

      Buenos Días:

      Todos tenemos recuerdos de la infancia comiendo pasteras, yo lo que más recuerdo era el fuego encendido en un día de lluvia y mi madre haciendo pasteras, no dejábamos que llegaran ni al plato, de la sartén directamente a la boca.
      Gracias por seguir el blog.

      Un saludo.

Responder a Lucía Mur Barrau Cancelar respuesta

*

This blog is kept spam free by WP-SpamFree.